Suri Cruise, ya tiene tres años ¡que mayor…!

nela 13 abril 2009 7


tom-cruise-y-familia.jpg

“Los niños tienen muchas responsabilidades desde pequeños” (Tom Cruise)

Esa frase ha soltado Tom, y se ha quedado tan ancho, tanto que el regalo a su hija Suri, por su tercer cumpleaños, ha sido el ingreso en la prestigiosa escuela de la  New Village Academy, para iniciarla en los entresijos de la Ciencilogía.

Y allá se va Suri, cinco días a la semana, a que le cuenten, a su madura edad de tres años, que los helados son caca, que las palomitas ni olerlas, las patatas son pecado, que los caramelos son veneno, etc,etc, porque allí solo se come cosas que bajas de carbohidratos, sodio y azúcar.

Mamá Katie, está de los nervios, por tener que separarse de su niña del alma, y tal vez pensando en que clase de “monstruita marisabidilla”, se va a convertir.

De todas formas,Katie, tampoco está para muchos trotes, pues la tienen a dieta a base de brebajes de hierbas, para que se purifique su cuerpo, cara a un nuevo embarazo, tan purificada la están dejando, que no pudo asistir a la entrega de los Oscar, porque la pobre se sentía muy debilitada.

Llegado a este punto, me surge una duda, ¿a quién quieren más Tom y Katie, a Suri o a la Iglesia de la Cienciologia,? porque por lógica pura y dura, una personita de tres años de edad, la únicas responsabilidades que  tiene en la vida, son crecer, jugar y sacar de quicio a sus papás, por muy actores, muy guapos y muy ricos que sean.

Sabes Suri, algún día, alguien te contará, que se manchaba de barro, que se pegaba la plastilina en el pelo, que se limpiaba las manos sucias en la ropa, que se peleaba con sus amiguitos de la guardería, que cogía un berrinche, porque sus papas no le compraban un helado, o unas chuches  (que muchas tampoco son buenas), que fue a un “cumple” y comió tarta…en fin tantas y tantas cosas que hacen los niños a tu edad, y tú alucinarás en colores, porque  a tan tierna edad, tus menesteres infantiles se eclipsaron, por  la responsabilidad de ser Ciencióloga de nacimiento.

¡Que pena de infancia perdida Suri!. Créeme que lo siento.